Por Enrique

Muy pocas veces he tenido la oportunidad de releer un libro. Cuando Manuel decidió que el próximo libro sería Cien Años de Soledad, mi reacción fue de entusiasmo pero mezclado con un tanto de preocupación. No quería aburrirme releyendo historias que me parecía que conocía más que las historias de mi vida personal.

Entonces mi lectura se inició e instantáneamente quedé enamorado de Macondo una vez más. 25 años después de leerlo por primera vez. Cien Años de Soledad tiene el poder de cautivarme, de hacerme un entusiasta vecino de los Buendía, de seducirme con sus mujeres singulares, simplemente me hace un converso al evangelio de esa tierra inexistente.

García Márquez me parece el mejor escritor del idioma español. Y este libro es el mejor de todos los que ha escrito. Me encanta la forma como García Márquez logró resumir la historia de nuestra Latinoamérica, incluyendo nuestro inicio con gente que en otros sitios carecían de importancia, el caudillismo, la llegada de los gringos, las traiciones, las masacres y nuestra decadencia. Este libro te hace sentir alegrías, dolores, celos, amor t depresión. Todo lo hace con un conocimiento del lenguaje que ningún otro escritor tiene. Simplemente por su gramática y riqueza del lenguaje, casi le podríamos dar un 10 al libro. Si a eso le sumamos una historia rica e interesante, personajes profundos y humanos, nos quedamos con un libro que borda en lo perfecto.

Cien Años de Soledad toca muchos temas, unos de ellos relativamente comunes, si se quiere mundanos, otros profundos y difíciles de evaluar. Pero un tema es común para todos los personajes de la novela. Este tema es la soledad. Todos los personajes interactuaban los unos con los otros, se casaban, tenían hijos, pero todos pasaban su vida imbuidos en la más absoluta y definitiva soledad. Los amores y aventuras eran simplemente islotes en el océano de la soledad. Este libro hace que cualquier lector piense en su propia experiencia con esa desventurada compañera. ¡Cómo quisiera yo poder decir que no me siento identificado, que no he sufrido con la soledad! Pero esa mentira no cabe aquí, parte de mi amor a este libro es que nos narra cómo podemos estar rodeados de gente, comiendo con la familia o compartiendo el lecho con tu compañera y aún así sentir ese vacío adentro, ese miedo que te da el saber que estás solo.

Otro tema a tocar es la forma como García Márquez nos hace ver cómo es la vida de pueblo. Cómo nuestros vecinos influencian nuestra forma de pensar y de actuar. Tal vez el mejor ejemplo de ello sea La Bella que asciende al cielo. Esa es la forma como el narrador nos hace ver ese fenómeno. Alguien podrá decir: “eso es una locura, eso no pasa, García Márquez está loco…” Sin embargo, para que entendamos el fenómeno de la historia colectiva, la tenemos que vivir. Esa historia de la virgen que asciende me hizo pensar en algo que sucedió cuando vivía en Villa Nueva, Guatemala. Hace 20 años se dio una serie de violaciones en una aldea de Villa Nueva. La policía, que nunca ha sido brillante, y la gente de la aldea, eran incapaces de parar estos asaltos. No había manera de capturar a un maleante tan elusivo. Así que en uno de los periódicos salió una noticia, informándonos que la gente creía que el violador se convertía en el calzón de la víctima para escapar captura. Esa es la forma como nacen las leyendas. Otro ejemplo de leyendas fue un evento en Sololá. Tuve la oportunidad de leer una noticia en el periódico, en la que un campesino que habitaba una aldea muy pequeña contaba cómo escuchó sonidos en el techo de su casa y cuando salió encontró a creatura que semejaba un perro, pero mucho más grande. El campesino, heroicamente luchó contra el monstruo y le cortó la cabeza con un machete. Al morir, la creatura volvió a su forma natural, la de la mujer del campesino. Por supuesto que más de alguno ha de creer que todo esto es una locura, pero la única manera de explicarlo es “vida de pueblo”. No es que García Márquez nos invite a creer las interpretaciones que el narrador nos da, es simplemente que García Márquez es un conocedor de la vida del pueblo y de las grandes ciudades, es una persona preparada que ha vivido muchas experiencias y sabe cómo nacen las leyendas. La única locura posible es creer que García Márquez es ignorante o pervertido. No lo es, es un autor con estilo, conocimiento y experiencia.

Finalmente, le doy un diez a esta obra maestra de la literatura universal. En mi opinión este es el mejor libro escrito en nuestro idioma. Pero eso no basta, no basta decir que es excelente o que nos deja mucho, pienso que tenemos que volver a leerlo, este libro merece ser leído al menos tres veces en la vida, al principio, a media vida y en el ocaso, para que acompañe tu soledad.